La filósofa Adela Cortina diagnostica el nuevo mal de nuestra época: el odio a los pobres. Es la ‘aporofobia’